CONSTERNACIÓN EN EL SENO DE METALMERIA

Es duro tener que hablar de esto, máxime cuando todo es debido a que ya no se encuentra entre nosotros un amigo y miembro de esta asociación. El pasado sábado día 8 de mayo, partimos hacia Madrid varios amigos dispuestos a disfrutar de uno de los mejores festivales underground de toda España, nos encontrábamos deseosos de llegar, reír, saltar al ritmo del Heavy Metal y poner nuestra alegría en estado de sobrecarga.
Pero no, la tragedia estaba detrás, nos esperaba el desengaño de la mortalidad humana, a la vuelta hacia nuestra querida tierra, nuestras vidas quedaron marcadas con la sequedad que caracteriza a la tragedia, la muerte se escondía en forma de asfalto para llevarse esta vez y para siempre a nuestro amigo Alberto. Un trágico accidente que fue provocado por el cansancio acumulado y que segó una vida llena de alegría y que tras su pérdida nos deja desconsolados.
Nuestro dolor es grande, pero no es nada comparado con el de los familiares y novia de Alberto, la garganta se nos anuda solo de pensar en que decirles o como consolarles, pero tiene que quedar claro que nosotros también lo queríamos.
La vida es un camino difícil por el que caminar, los obstáculos son muchos y muy pesados, estamos condenados a recorrerlo de forma ingrata, no hay derecho a todo esto, no hay consuelo posible, abracémonos a la esperanza de una vida mejor, es difícil pero en estos instantes cualquier resquicio de esperanza es como un rallo de luz.


Descansa en Paz hermano, nosotros lloraremos tu ausencia, nos vemos en el Valhalla, ve guardándonos sitio porque no permaneceremos aquí eternamente.