Concierto homenaje a Alberto, El Alquian 23 de Octubre de 2010.

No es fácil escribir cuando piensas en alguien con quien sus últimas horas compartiste, es algo que pesa y te deja dubitativo, no sabiendo bien si arrancarte con estas líneas o dejar correr el tiempo y que cuanto antes pase el recuerdo mejor será para tu propia alma. Quizás, no escribir nada sea en parte una muestra de egoísmo, queriendo guardar solo para ti lo que has vivido y sentido antes, durante y después de este emotivo homenaje, por eso no podía estar quieto y he querido adentrarme en la confección de estas líneas.
¿Cómo empezar?, no lo sé bien, pero quizás la mejor forma sea decir que todo esto partió del entusiasmo de varios familiares y amigos de Alberto. Desde Metalmeria aun no estábamos preparados para hacer algo en su nombre, motivos personales de los que muy de cerca vivieron tal tragedia nos hacían estar entre dos aguas muy amargas, así que cuando me comentaron la idea, la abracé sin contemplaciones y pretendí el estar disponibles para cualquier ayuda que nos quisieran encomendar, confeccionando el cartel y siendo parte fundamental de su difusión por la red.
Varias reuniones previas hicieron presagiar que todo esto ya formaba una avalancha imparable, siendo clave desde el principio la buena predisposición del ayuntamiento almeriense en materia de subvenciones a este acontecimiento, además de la implicación de gran parte de los músicos de la barriada de El Alquian, donde quedó bien claro que el cariño que se le profesaba y aun se le profesa a nuestro añorado amigo era tangible, llegando a ver alguna lagrima durante las actuaciones.
A días vista del concierto, me pedían que por favor presentara el festival y que dijera algunas palabras, estuve a un suspiro de declinar dicha petición, el nerviosismo me corroía, pero después de la anteriormente mencionada implicación que habíamos querido tener desde Metalmeria, no era correcta tal conducta, aceptando de buen grado y sinceramente, no durmiendo la noche antes pensando que decir y como decirlo.
Personados en el recinto, Juan, primo de Alberto, me ponía al día de las novedades de cara al buen funcionamiento de todo, note su nerviosismo similar al mío, aunque lo cierto es que la adrenalina corría por todos los pasillos del viejo colegio, no creo que ninguno de los músicos dejara de sentir el hormigueo en el estomago, después de todo lo emotivo e importante del concierto así lo requería. Quince minutos y comenzamos me dicen, empiezo a moverme de un lado para otro, notando como la tensión atenaza mi garganta, en ese instante Kiko (Lucro Hostil esa noche) se ríe de mi y bromea con Canillas (Lucro Hostil y Abraxas para la ocasión), mira, tiene los nervios del debutante, jajajaja, nos reímos de lo lindo con ese comentario, aunque la verdad es que yo me reí por no salir corriendo despavorido, ofreciéndome un chicle uno de los componentes de Llamada Común para mitigar tal estado y dejándolo sin sabor en dos segundos.
Aire, mas aire, aun mas aire, vamos allá, subo al escenario y comienzo a decir unas palabras, no las recuerdo con frescura, aunque si se que dije que pensaba pedir un minuto de silencio, pero que había cambiado de opinión debido a que cuando conocí a Alberto supe que era alguien que amaba la música y que la música no es compatible con el silencio, por eso pedí un aplauso para la familia y muy especialmente para su madre. Posterior a eso anunciaba la presencia de la concejala delegada del área de asuntos sociales y participación ciudadana del Excmo. Ayuntamiento de Almería, Doña María del Pilar Ortega Martínez, pidiendo por favor un nuevo aplauso para ella, la cual dio un pequeño discurso en honor y homenaje del autentico protagonista de la noche, apelando sobre todo a los sentimientos que como madre le habían aflorado cuando supo de esta idea.
Siguiendo con el itinerario previsto, llegaba el turno de proyectar un video con imágenes de Alberto, pero ahí surgió un pequeño imprevisto, la música de la proyección no funcionaba como debería, había que pensar rápido y de nuevo Juan, uno de los máximos artífices de todo esto, dio una idea acertada, ¿Por qué no decirle a Ángel Ruiz que acompañara él con su guitarra las imágenes? Así se hizo, el resultado fue soberbio.

Ángel Ruiz:

Terminada la proyección, Ángel se fue a la mitad del escenario, donde ya tenía montado todo lo necesario para ejercer de guitarra solista, algo que sabe hacer a la perfección, agradeciendo en primera instancia el estar esta noche allí y volviendo a pedir un aplauso para Alberto.
Comenzaba su repertorio con una intro consistente en un solo de guitarra para posteriormente hacer una versión de Steve Vai, concretamente The Crying Machine, ejecutándola de forma magistral, enamorando a propios y extraños con su forma de tocar, pues está claro que tiene calidad para ello y eso es algo que volvía a poner sobre la mesa, sacándose de la chistera una improvisación del tema de Joe Satriani llamado Love Thing.
En ese momento dirigía unas nuevas palabras al numeroso público allí reunido para la ocasión, sincerándose y comentando que quien lo introdujo en el mundo de la música y concretamente en el Rock y el Metal había sido aquel al que en ese día se homenajeaba.
Terminadas sus palabras, presentaba un tema propio bajo el título de Años 80, preludio ya del final, porque desgraciadamente no tenían los músicos excesivo tiempo para poder plasmar mucho de su repertorio en directo esa noche.
Como cierre y siendo ya algo habitual en él, Ángel volvía a la carga con otra versión, Always with me always with you hacia que la sombra de Joe Satriani volviera a recorrer los recovecos del recinto.
25 minutos escasos que nos supo a poco, aun así, eternas gracias por su actuación en esta ya para el recuerdo gran fecha.

Raise:

De nuevo sobre el escenario, tocaba presentar a una banda que había debutado la noche antes, concretamente en la sala El Zaguán de Almería. ¿Cómo podía presentarlos?, nada mejor que haciendo mención al sonado triunfo de su debut, así que constaté que la jornada anterior habían llenado el recinto hasta la bandera y que habían salvando obstáculos, sobre todo tras la marcha de uno de sus guitarras a dos escasas semanas de sus dos conciertos (encontrándolo en breves días), que estaban en plena forma y lo demostrarían aquí y ahora.
Fuerte aplauso para Raise desde el público y empiezan con una pequeña intro que desemboca en Ave Fénix, canción que si no me equivoco es alusiva a ellos, sobre todo observando su logo, que por cierto está muy logrado, también quisieron hacer un pequeño inciso antes de empezar, comentando que cuando supieron de la organización de este concierto quisieron estar en el sin dudarlo.
Con su Hard Rock melódico y suave proseguían con Comienza su pesar, motivando que el público se animara algo mas de lo que estaba, ya que como tónica general hasta ese momento se había mostrado bastante frio. Siguen con su concierto y se puede observar que sabe desenvolverse muy bien, eligiendo ahora la canción instrumental llamada Esencia, donde dos de sus componentes, concretamente el vocalista y Renato (guitarra), se bajaron del escenario para que sus compañeros pudieran lucirse, gustándome bastante la parte de bajo.
Vuelven sobres sus pasos los dos músicos que habían bajado y comienzan los primeros acordes de Nuevo Sol tras la cual, dejaron para el recuerdo una canción que habían compuesto para dedicársela a Alberto, su nombre, Te arropan las estrellas.
Un poco mas de tiempo que Ángel Ruiz tuvieron para dar su concierto, el cual fue ameno y entretenido, mostrando a una banda muy motivada y activa, dando sensación de autentica seriedad profesional.

Ever Silence:

Para poder empezar a dar cera de la buena, Ever Silence hubo de esperar durante varios minutos, su batería es zurdo, por lo cual debieron hacerle varios cambios a la batería sobre el escenario para poder dejarla de forma que pudiera usarla sin contratiempos.
Tras ese lapsus, me dispuse a introducirlos de forma adecuada, para ello dije que en Almería había dos bandas que destacaban en el ámbito del Thrash, una era Alaja y la otra tocaría allí para el disfrute de todos los mas metaleros y el que quisiera degustarla, comentando que habían debutado este mismo año a través de la asociación Metalmeria, al igual que habían hecho otros en anteriores ocasiones.
Agradecían en primera instancia el estar presentes y que se hubiera contado con ellos, dicho esto no tardaban en empezar a soltar descargas de energía, comenzando con su gran canción Extreme Flame, siendo Gino con su voz y su erráticos movimientos el que servía de punta de lanza para la avalancha que resultó ser esa noche Ever Silence.
Durante la magistral The Dance donde Gino ya empuñaba su mortal machete, hubo varios problemas de sonido, siendo el perjudicado el guitarrista Antonio (Socio para los amigos), nada insalvable, escasos momentos después Anthony, bajista de la formación decía que nosotros recordamos a los nuestros de forma propia, con música y con canciones de peso, no era para menos, sonaba seguidamente Remember the Fallen de los germanos Sodom, si ya hubo pogos en las anteriores dos canciones, aquí el desenfreno fue total, llegaron y arrasaron de forma precisa, rápida y contundente.
Quedaba de manifiesto que era la formación más potente en cuanto a estilo que allí se dio cita, aun así quedaban más canciones, Always is never con Gino saltando sobre el público para incitar mas aun a la danza y clavando su arma blanca sobre el escenario.
Realmente fueron bastante aclamados y vitoreados durante toda su actuación, dejando para las postrimerías otro tema de cuño propio llamado Silent Suffering y llegando el culmen y apoteosis final con Inner Self de Sepultura.
Los mas cercanos al escenario (no pocos) pedían mas y la banda ciertamente se prestó a ello, no obstante desde la organización les dijeron que aquello concluía y que por favor no siguieran ya que se saldrían de tiempo las demás formaciones.Una pena el no poder seguir, aun les restaba una versioncita de Pantera (Cowboys from Hell), una de su propio repertorio llamada Loki, mas una versión de los Death, su nombre Whitin the Mind según me contaron. Sin duda una banda a tener en cuenta en breve, sobre todo viendo su agenda, que está empezando a cargarse de conciertos, solo les faltaría una demo, si ya de por si superan a formaciones supuestamente mas experimentadas, con dicha demo pondrían mucha mas tierra de por medio.

Abraxas:

¿Quién me diría a esta alturas de mi vida que tendría la ocasión de ver a los legendarios Abraxas almerienses?, lógicamente no eran la formación de su momento, haciéndose cargo de varios instrumentos otra gente buscada para la ocasión, caso de Pakiro compañero en Omaxia de Alberto y que se hizo cargo de la batería, mas memorable aun sin duda es el valor y la entereza que mostró Jose (Hermano de Alberto) que se enfundo sus seis cuerdas y subió al escenario para tocar.
Canillas casi pareció llorar al hablar de su amigo perdido, le dedicó canción tras canción, haciendo una puntualización, dijo que Alberto desde siempre había tenido a Abraxas como un modelo a seguir, que cuando quería tocar alguna versión siempre pensaba en canciones de esta banda, nada de lo típico de grandes grupos, sino tocar canciones de sus amigos y gente a la que quería.
Entrando ya de lleno en el plano musical, comenzaban con Sangre y Sudor, quedándome atónito ante la destreza que mostró el batería de ocasión, ni idea de que Javier (Pakiro) se desenvolviera con tal soltura, aunque lo cierto es que fue el frontman quien más sudó allí, jamás lo vi moverse con tanta motivación.
Mala Mercancía nos enganchaba mas aun a aquella demo mal grabada, de primeros de los 90 que Abraxas de una forma totalmente casera editó, demo que por cierto pasé a mp3 hace años y distribuí a los interesados (ahora soy yo el que la busca, en casa de herrero ….). Disfruté, no, no está bien, mejor dicho, disfrutamos todos con estas canciones, repertorio antiguo, añejo, pero con solera dirían los amantes del vino, avivando aun mas las llamas del recuerdo con Cuando cae el Sol y sobre todo una que siempre escuchaba antes que las demás cuando ponía la mencionada demo tape en mi ya ruinoso reproductor de cassettes, concretamente JA, JA, JA.
Grandes todos, sin duda alguna, desde el primero al último, pasando por los acordes del bajista Luis (ex Polen y ex Mentsana), los solos de Pepe Mañas, la voz de Canillas, las partes guitarreras de Jose y los golpes de baqueta de Javier, lástima que no se proponga seguir tocando de vez en cuando aunque solo sea por diversión y para los amigos.

Pepe Mañas:

Sin bajarse del escenario, Pepe Mañas sería el segundo solista de la tarde noche, pequeñas pruebas para ver si todo está correcto y le dan el o.k. desde la mesa de sonido.
Vuelvo a subir micrófono en mano y de nuevo otra presentación mas, termino mi comentario, un abrazo al gran músico y a rockear.
Primera canción, anda toma, una versión de Santana para endulzar los oídos, Samba pa ti, tema ya con su historia pero que realmente sonó muy actual en las manos de Pepe, melancólica por partes pero muy acertada elección, previa a la cual también dirigió unas palabras para ensalzar la calidad humana de Alberto.
Había que continuar con presteza, así se puso manos a la obra y quiso enamorar a los que disfrutaban de su música con Fuerte Nostalgia seguida de una canción que si no me equivoco ya tocaba con Mentsana llamada Rock Blues, si no es así, acepten mis disculpas.
Lo importante es que había mucha gente allí que realmente son fans de este carismático personaje y disfrutaban con cada acorde que liberaba por los altavoces.
Tocaba la despedida, cuatro canciones nada mas, pero me reitero al decir que no había tiempo para mas, siendo el adiós con A Propulsión, donde agradeció a un amigo el ayudar a componerla y dejando una vez mas en nuestra retina no la sensación sino la certeza de que como solista es envidiable, enlazando el final de la canción con un solo de varios minutos que sonó a gloria y dedicándolo de nuevo al cielo.
Momentos así son realmente especiales, amigos que por amigos luchan y toman decisiones profundas, enhorabuena querido Pepe.

Lucro Hostil:

Reunida su formación mas clásica para rendir también ellos su humilde homenaje, se situaban en escena animados, se les veía con motivación, ganas y querer dejarse allí la piel en el breve lapso de permanencia sobre las tablas.
Me disponía a decir unas palabras sobre ellos cuando Kiko (Bajista) decía: Canillas (Vocalista) mira, ahí va Antonio, ¿Dónde estaba el miedo escénico?, jajajajajajajaja, después de 8 cervezas no sé donde se ha metido le repliqué. Ya bromas de lado y tras una breve parrafada, quedaban solos ante el peligro, ¿solos?, no, solos no, la gente se volvió loca con ellos, su concierto arrasó, llegando a ver como la gente hacia headbanging con furia y formando un pogo que por un momento fue algo brutal, había ganas de ver como se las gastaban en su regreso al escenario, varios años sin tocar hacia que la gente tuviera mono.
Dedo al cielo Canillas entonaba las primeras palabras de Dueños del Sol, aquello parecía venirse abajo, Heavy Metal a quemarropa, donde cada músico parecía estar poseído, cabezas arriba, cabezas abajo, la enmarañada melena del frontman parecía tomar vida propia, ¡QUE INTENSIDAD!, pasaje digno de enmarcar en el recuerdo mas profundo y querido.
Vamos que queremos mas les gritaba, además de un sin fin de vítores que resonaban aprobando tal derroche de garra, en ese instante comenzaba Sentencia, siempre amenizado cada comienzo con un regalo de expresividad por parte de un emocionado Canillas, gustando totalmente la ejecución de este su segundo tema de la noche.
El semi tiempo Talión rebajaba por un instante la adrenalina, bien, así había tiempo para recuperar energía y recobrar el aliento, pero sin dejar de corear su profunda lírica, por cierto, dicha letra aumentaba por momentos mas aun la carga sentimental del ambiente.
Golpe muy fuerte con Evolución, volvían las danzas, cada uno a su forma saltaba, gritaba, reía o lloraba, aquí ya cabía cualquier expresión, Coyote se dejaba las manos tocando la guitarra mientras sus compañeros no paraban de agitarse en pos del gran espectáculo que estaban dando, nota tras nota y estrofa tras estrofa todo discurría en un gran ambiente de camaradería.
Cuando ya presentaban el que sería su tema final, llamaban a Jose (hermano de Alberto) para que subiera e hiciera los coros en Guitarras de Fuego, agarrándome por el brazo y pidiéndome que le acompañara yo también, eufórico ya no me importó, siendo susodicha canción el mejor broche final posible, viendo desde arriba que la gente ya estaba totalmente entregada a los designios de Lucro Hostil.
No sé durante cuanto tiempo se les pidió mas y mas, pero no podía ser, tocaron a retirada y dejaron un gran sabor de boca, dicen que lo bueno si es breve es dos veces bueno, en esta ocasión no sabría que pensar.
Ojalá que no se pierda la magia del momento y no queden en saco roto los comentarios que esa noche recorrieron los pasillos del viejo colegio argumentando una posible reunión permanente de la banda.

Llamada Común.

Todo tiene que acabar, una lástima, pero antes de ello, el Rock´n´Roll volvió a envolvernos en su manto con Llamada Común, subiendo antes que ellos un amigo de Alberto para leer unos breves párrafos y dejar su humilde aportación, después de esto y de hacer también la banda su propia introducción, daban comienzo con Nada pegue a su sombra, aunque llegados a este punto la verdad es que ya no recuerdo bien el título, espero que mis borrosas notas sean acertadas.
La muy influenciada por el Rock Urbano Entre la Gente volvía a despertar a los que ya sentían los rigores del agotamiento, momento idóneo para los mas rockeros que allí se dieron cita, algo muy a tener en cuenta ya que fue muy acertado alternar estilos musicales.
Quiero ser honesto a la verdad, no había visto nunca a Llamada Común en directo, o al menos no sobrio, gracias de lado, me gustó bastante su forma de tocar, de desenvolverse y hacer de la gente títeres a su merced, tienen mas oficio que un sargento chusquero de infantería, quedando eso muy patente con Siguen hacia atrás, siendo sus composiciones un conglomerado de estilos, desde el Punk al Rock, pasando incluso por el Reggae.
De vuelta y media fue la continuación y como reza su nombre, nos pusieron a todos de vuelta y media con ella seguida de Despiste, justo como yo andaba ya en esos momentos, totalmente despistado, envuelto en la música que allí fluía y arropando como uno mas a toda la comunidad de familiares y amigos de Alberto, haciendo los coros de la canción Pepe Mañas y una chica rubia que por allí andaba desde el principio y quien estoy por creer que era pareja o familiar de alguno de los músicos. Hacen un inciso e invitan a todo el que se les quiera unir a subirse con ellos al escenario, pensé en ese momento que siendo la hora que ya era y con la cantidad de alcohol que mas de uno llevaba corriendo por sus atrofiadas venas, algún incauto se la daría de arriba abajo. ¿Para que pedían gente junto a ellos?, simple, o grande, o muy grande, querían hacer una versión de Rosendo, sin mas apelativos, Maneras de Vivir. Hubo gran participación, subiendo gente como Dani batería de Transylvania, muchos de los músicos de esa noche, gente espontanea y todo aquel que quiso, dejando uno de los momentos mas mágicos y memorables de la velada.
Memorable también su tema de conclusión, Himno del Español del Alquian, jajajaja, menuda gañanada de canción, aludiendo a cachondos comportamientos deportivos y siendo sus acordes perfectos para los que gustan de bailar con ritmos semi punki, rocanroleros y reggaes.
No había ni un segundo de tiempo para mas, había que desplegar el telón, no sin antes emplazar de nuevo a la gente a que asista el próximo año, pues voluntad para seguir con esta idea durante años hay y mucha.


Como podéis comprobar todo está escrito de una forma muy pero que muy personal, asemejándose mas a un relato particular de mi persona que a una crónica propiamente dicha, algo bastante lógico si tenemos en cuenta que me vi envuelto en la gran noche que allí disfrutamos, pero una cosa es cierta sobre todo lo demás, da igual que hiciera cada uno, da igual que palabras dijera, que canciones tocara o que actitud mantuviera allí, tiene que quedar claro que solo y exclusivamente hay un protagonista, su nombre ya los sabemos todos, ALBERTO.


Muchas gracias a los que de una manera u otra habeis ayudado a la confección de estas lineas, recordandome set list, prestando fotografias y siendo tan amables desde un principio, tambien a las asociaciones que se involucraron, a los músicos que dijeron si, a la gente que acudio sean quienes sean y sin ningún rencor de por medio, a los que de una u otra forma ayudaron a difundir la noticia, a los vecinos que nos soportaron, al ayuntamiento por su total consideración hacia esta idea, a los chicos y chicas de la barra, a los bocatas que nos salvaron la vida y por supuesto a Juan, sin el esto no se hubiera conseguido.

Crónica realizada por Blackant.